+351 211 914 457
info@portugueseliving.com portugueseliving

Acântara/Belém

ALCÂNTARA / BELÉM |El Presidente de la República sabe lo que hace. Son varios los motivos por los cuales su residencia oficial se sitúa en Belém: el río, el Mosteiro dos Jerónimos, la Torre de Belém y los pasteles de Belém. Desde Alcântara hasta Belém la vista es siempre la misma, el río Tajo. Alcântara deriva del árabe al-qantara, cuyo significado ("puente") da sentido al imponente Puente 25 de Abril que une Lisboa con la Margem Sul. En esta zona de la ciudad, que llegó a ser a principios del siglo pasado uno de los barrios republicanos que conspiraba contra la monarquía, la diversión está garantizada.

Las Docas de Alcântara (vulgarmente conocidas como Docas) constituyen un centro de diversión (restaurantes, bares y discotecas) localizadas en un área de antiguas fábricas y almacenes. Ya nadie se acuerda de cómo era Lisboa antes de poder beber un cocktail a la orilla del río. No se pierda: "Speakeasy" (Cais das Oficinas, armazém 115 (Rocha do Conde de Óbidos), "Espalha Brasas" (Doca de Santo Amaro, Armazém 9) y "Op Art Café" (Doca de Santo Amaro). La Torre de Belém (considerada Patrimonio de la Humanidad desde 1983) fue construída en homenaje al santo de la ciudad S. Vicente, en el lugar donde estuvo anclada la Grande Nau. La torre está situada en la orilla derecha del río y constituye un monumento que no hay que dejar de visitar. En un primer momento estaba rodeada de agua por todos lados, pero hoy en día ya está integrada en la tierra. Máximo exponente del estilo Manuelino en Portugal, tiene influencias islámicas y orientales.

No deje de visitar el Mosteiro dos Jerónimos, el Padrão dos Descobrimentos, el Jardim Botânico Tropical, el Museu da Marinha, el Museu da Electridade y el Museu dos Coches (con una de las colecciones de carruajes más impresionantes del mundo). Si tiene hijos, llévelos al Planetário Calouste Gulbenkian. La diversión (y educación) está asegurada. Pero Belém no es solo historia, y la prueba de ello es el Centro Cultural de Belém, en la Praça do Império (valiente proyecto de arquitectura de Vittorio Gregotti y Manuel Salgado) con una de las programaciones culturales más eclécticas de toda la ciudad, estando al mismo nível de lo que se hace en el resto de Europa (el Museu Berardo- museo de arte contemporánea, por ejemplo). Pruebe los famosos Pastéis de Belém en la fábrica original (Rua de Belém). Existen varias salas, repletas de fantásticos azulejos, con muchos lugares y con camareros siempre muy atareados.

Campo D'Ourique/Amoreiras

CAMPO D'OURIQUE / AMOREIRAS | Campo de Ourique es un barrio con vida propia en el corazón de Lisboa. Zona de residencia de la clase media-alta y con gran tradición de comercio, es considerado como uno de los barrios de la ciudad con mejor calidad de vida. Aquí no será difícil ver personas saludándose, familias paseando y haciendo la compra. Políticos, artistas y periodistas escogen Campo de Ourique para vivir y convivir.
Situado entre Amoreiras, Estrela y Prazeres, Campo de Ourique no formó parte del centro de Lisboa hasta el siglo XVIII. Inicialmente se resumía a una cuesta muy ventosa y donde vivían los obreros de las fábricas de Alcântara. Las calles de Campo de Ourique están repletas de tiendas, cafeterías, pastelerías, consultorios y despachos. Los dos tranvías, el 25 (Alfândega/Campo de Ourique) y el 28 (Martim Moniz/Campo de Ourique), ayudan en los desplazamientos y dan al mismo tiempo un cierto encanto.

Para entender el ambiente del barrio, haga un itinerario por las cafeterías más antiguas: A Tentadora (Rua Ferreira Borges 1), Ruacaná (Rua Almeida Sousa 31 A/B) y O Canas (Rua Saraiva Carvalho 145 A/B). También son indispensables las visitas a la Igreja do Santo Condestável, de la autoría de Vasco Regaleira y al Mercado de Campo de Ourique, donde no podrá resistirse a la chocolatería Mercado Chocolate (Rua Coelho da Rocha). Para los amantes del vino, existe el paraíso A Garrafeira de Campo de Ourique (Rua Tomás Anunciação 29 A). Y aprovechando que las tiendas gourmet están en expansión en esta zona, deje seducirse por Oil&Vinegar (Rua 4 de Infantaria 29) y Portugal Rural (Rua Saraiva de Carvalho 115 R/C).

La zona de Amoreiras es una extensión natural de Campo de Ourique. El símbolo del barrio es el Amoreiras Shopping Center, inaugurado en 1985. Este centro comercial ha destacado desde un primer momento por su arquitectura innovadora, de la autoría de Tomás Taveira. Recibió los premios Valmor y Municipal de Arquitectura e 1993. Las mejores marcas tienen aquí sus tiendas. Aproveche para visitar el Jardim das Amoreiras o Jardim Marcelino Mesquita, que queda a dos pasos y que ha sido proyectado por el Marquês de Pombal así como el depósito de agua Mãe d´Água de Amoreiras (Praça das Amoreiras 10).

Estrela/Lapa

ESTRELA / LAPA | En Lisboa, los barrios de Lapa y Estrela son sinónimo de historia y clase. Muchas de las familias más tradicionales tienen aquí sus casas. Zonas de vivienda por excelencia, centrales, que poseen también un comercio activo.
En el barrio de Estrela hay un jardín y una Basílica que lo dejarán impresionado. La Basílica (construida en el siglo XVIII), situada en el Largo da Estrela reúne los estilos barroco y neoclásico. La cúpula y la fachada (con dos torres gemelas y estatuas de santos y otras figuras) son una de las postales de Lisboa. Está abierta todos los días hasta las ocho de la noche. Justo enfrente de la Basílica: el Jardim da Estrela (o Jardim Guerra Junqueiro). Bananos y jacarandas, guarda-rios (pájaro originario de África), pavos reales y cisnes. Y un silencio musical en uno de los jardines más elegantes de la capital. Pensado a imagen y semejanza de los jardines románticos ingleses, el Jardim da Estrela alberga el coreto de hierro forjado más antiguo de Lisboa. Es un excelente espacio para leer un libro, correr o tomar algo. Si tiene un portátil, llévelo porque el jardín tiene internet wireless grátis. Son muchos los transportes que llegan hasta aquí. Hay autobuses y los tranvías 25 y 28; la estación de metro del Rato no está lejos.

La institución de Lapa como barrio se remonta al año 1770. Dos siglos más tarde, se sitúan aquí la mayor parte de las embajadas de otros países en Portugal: China, Irlanda, Países Bajos, Reino Unido y Suecia son algunas de ellas. En este barrio se tiene la sensación de estar en una Lisboa antigua, en la cual hay tiempo para todo.

No se pierda el restaurante "A Padaria da Lapa" (Rua de São Félix, 33 A), la "Casa de Chá da Lapa" (Rua do Olival, 8), un lugar elegante, ya histórico, frecuentado por muchas figuras de la élite lisboeta. Para relajarse aproveche el "Spa Lapa Palace" (Rua do Pau da Bandeira, 4). Para una noche de fados, se encuentra en el lugar adecuado. El "Sr. Vinho" (Rua do Meio à Lapa, 18) es un restaurante/ casa de fados abierto desde 1975. Bacalhau à Sr. Vinho, Cabrito assado no forno y Lombo de porco con arroz árabe y frutos secos tropicales son solamente tres de las especialidades de la casa. Cuando se haga silencio es porque uno de los fadistas de la casa va a cantar. Maria da Fé, António Zambujo y Aldina Duarte son presencias habituales. Le garantizamos que es una selección de oro.

Santos | Design District

SANTOS DESIGN DISTRICT | En la que fue hace tiempo una zona industrial, se han ido fijado de manera progresiva artistas, espacios de formación y tiendas en las cuales la clave es la creatividad. Santos, al lado del río Tajo y pegado a Cais do Sodré, se ha ido convirtiendo año tras año en un barrio de tendencias.

En diciembre de 2006, ante la evidencia de estar transformándose en un "barrio del diseño", agentes económicos (algunas de las más importantes tiendas de diseño de la capital) se unieron y crearon el "Santos Design District": una marca con proyección nacional e internacional que pretende dinamizar el barrio. Sin excesos y con elegancia. Las escuelas de diseño, arquitectura, audiovisual y joyería son varias: ETIC, IADE, UAL. Los talleres de arquitectura y diseño así como empresas de publicidad y producción audiovisual también se asentaron aquí. Además, también están las tiendas. Vitra, Kartell, Boffi y Bulthaup están representadas en Santos.

Otro de los motivos de la afluencia de personas a Santos es su vida nocturna. En la Avenida 24 de Julho (una de las más grandes y de las más conocidas) hay bares y discotecas puerta sí, puerta no. Pero no sólo aquí. La diversión está garantizada en el "Xafarix", con música en directo (Rua Dom Carlos I, 69), en el "Kubo" (Rua da Cintura), en el "Estado Líquido" (Largo de Santos, 5 A) que tiene un restaurante de sushi y en el "Mao" (Avenida 24 de Julho, 116). La discoteca "Kapital" (Avenida 24 de Julho, 68) es uno de los espacios nocturnos más frecuentados de Lisboa. La entrada puede resultar un poco complicada, pero una vez pasada la puerta la música nos hace olvidar la espera.

En el teatro "A Barraca" (Largo de Santos, 2) además de ver teatro, se puede tomar una copa. La terraza es especialmente sugerente en verano. En el teatro se realizan conciertos, recitales de poesía y milongas (maratón de tango argentino los domingos). Los domingos también puede visitar la Feira de Coleccionismo en el Mercado da Ribeira (Av. 24 de Julho) En Santos, visite también el Museu Nacional de Arte Antiga (Rua das Janelas Verdes), el Museu da Marioneta (en el Convento das Bernardas, Rua da Esperança, 146) y el Jardim Nuno Álvares o Jardim dos Santos, un oásis de densa flora.

Rato

RATO | El Largo do Rato es una zona céntrica de Lisboa, donde se combinan varios cruces y caminos distintos. Esta zona se designa como Largo do Rato desde 1948; la historia se remonta al sigloXVII cuando Luís Gomes de Sá e Menezes, cuyo sobrenombre era Rato, dio su apodo al convento, al lugar y a las calles que allí se situaban (actualmente apenas funciona la iglesia que pertenecía al convento).

En 1881, la Câmara de Lisboa decidió cambiar el nombre por Rua do Rato. Más tarde, con la implementación de la República, en 1910, la zona pasa a ser designada como Praça do Brasil y por fin en 1948 regresa a su topónimo original.
Esta zona histórica que se sitúa a poca distancia de A Estrela, del Príncipe Real y de las Amoreiras, ofrece – en un recorrido que se hace a pie­ una enorme variedad de pastelerías y restaurantes, desde los de comida tradicional portuguesa, hasta los italianos, indianos o de fast­food. En las inmediaciones puede encontrar tiendas, supermercados y mini­mercados.

Por otro lado, por Rato pasan numerosos y variados autobuses y desde 1997 existe una estación de metro, lo que permite llegar a cualquier punto de la ciudad –como el Chiado o el aeropuerto­ en apenas unos minutos.

Príncipe Real

PRÍNCIPE REAL | Príncipe Real es una de las zonas nobles de la ciudad. Palacetes, casas con encanto, jardines con historia. Al lado del Bairro Alto, entre la Rua da Escola Politécnica y la Rua de São Bento, el barrio Príncipe Real se destaca por la calma y elegancia.

El Jardín del Príncipe Real es el ex-libris del barrio. Hay un motivo: un enorme cedro de Buçaco con 20 metros de diámetro. En el siglo XV, esta zona era conocida como Alto da Cotovia. Un siglo más tarde se transformó en el basurero del Bairro Alto. Sólo en 1830 el Ayuntamiento de Lisboa transformaría los escombros en una plaza con un jardín romántico. En 1859 era designada por Praça do Príncipe Real. En los años 50 del siglo XX ya había sido concluida la construcción del Reservatório de Água da Patriarcal que además de abastecer al jardín tenía conexión con algunas de las principales fuentes de Lisboa: Século, Loreto y S. Pedro de Alcântara.

La inspiración del jardín (con 1,2 hectáreas) la encontramos en el Romanticismo inglés. En el centro destaca un gran lago con fuente. La designación oficial del jardín es, desde 1915, Jardim França Borges, en homenaje al periodista republicano. En esta misma zona hay otros jardines que vale la pena descubrir. El Jardim Botánico y el Jardim da Praça das Flores, por ejemplo. Este último parece salido de un cuadro. En verano es un lugar fresco y las terrazas son tentadoras.

No se olvide de visitar la Igreja das Mercês (o de Jesus), Igreja de Nossa Senhora da Conceição dos Cardais, el Museu Nacional de História Natural y la Casa Museu Amália Rodrigues (Rua de São Bento 191-193). Si le apasionan las antigüedades baje a la Rua de São Bento. No le decepcionará. Hay tiendas con precios para todos los bolsillos.

Si es usted un amante del teatro, no hace falta que salga del barrio. El Teatro da Politécnica (Rua Escola Politéctica, 56) y el Teatro da Cornucópia (Rua Tenente Raúl Cascais, 1A) son excelentes opciones.
Los transportes son fáciles. El metro de Rato está a 5 minutos. Déjese encantar por el barrio Príncipe Real y siéntase como un rey... o una reina.

Bairro Alto

BAIRRO ALTO | El Bairro Alto tiene un estatuto diferente: es el "Bairro". Y esto es suficiente para seguir siendo con el paso de los años, desde mediados de 1980, una de las zonas antiguas más alternativas de la ciudad. Aquí es donde todo sucede. Galerías de arte, bares, tiendas.

Durante el día es un barrio típico com pequeñas tiendas ultramarinos, escuelas de arte y tiendas que ya no se encuentran en el resto de la ciudad. Por la noche es una zona de nuevas tendencias, de música, de danza y de moda. Como en cualquier capital europea. Construido a finales del siglo XVI, el Bairro Alto es una pequeña área delimitada al oeste por la Rua do Século, al este por la Rua da Misericórdia, al norte por la Rua D. Pedro V y al sur por la Rua do Loreto y el Largo do Calhariz. También forman parte del Bairro Alto los barrios de Encarnação y Santa Catarina. Durante el siglo XIX y parte del siglo XX, muchos periódicos y tipografías tenían aquí sus instalaciones. Por eso existen nombres de calles como Rua Diário de Notícias o Rua do Século.

Este barrio ha sido siempre frecuentado por escritores y periodistas y durante mucho tiempo ha sido visto com desconfianza debido a la prostitución y a la abundancia de tascas. Actualmente los artistas siguen prefiriendo el "Bairro" y las ventanas de doble vidrio hacen la vida más fácil a quien habita en este barrio. En el Bairro Alto encontrará todo tipo de personas. Así como todo tipo de ofertas. Restaurantes italianos, marroquíes, indios y tailandeses son una verdadera tentación, y si busca bien siempre hay alguna novedad.

Si quiere perder la cabeza comprando, tiene mucho donde elegir: Agência 117 (Rua do Norte, 117), Aleksandar Protihch (Rua da Rosa, 114) o Fátima Lopes (Rua da Atalaia, 36). Para disfrutar la noche, descubra el Clube da Esquina (Rua da Barroca, 30-32), el Frágil (Rua da Atalaia, 126) o el Purex Club (Rua das Salgadeiras, 28). Ahora la novedad es que la mayor parte de los lugares nocturnos cierra a las dos de la mañana y al día siguiente las calles están más limpias de lo que solían estar unos pocos años atrás. Subir hasta el Príncipe Real, bajar hasta el barrio de Bica o Chiado será fantástico, pero el Bairro Alto siempre lo sentirá como suyo. Su "Bairro"

Santa Catarina/Bica

SANTA CATARINA / BICA | El barrio de Santa Catarina nació en 1559, en un área que va desde la cuesta de Príncipe Real hasta Boavista. Puede pensarse que todavía es Chiado, Bairro Alto o S. Bento. Y la verdad es que es un poco de todo esto. Santa Catarina es sobre todo una zona histórica. La Calçada do Combro, eje que atraviesa el barrio, exhibe fachadas antiguas y ricas.

En Santa Catarina hay palacios que han sido transformados en escuelas artísticas, iglesias y conventos. Los palacios son abundantes. El Palácio de Pombal (Rua do Século, 65-93), donde actualmente está ubicada la Escola Superior de Dança, el Palácio Braamcamp (Pátio do Tijolo, 25), el Palácio Marim Olhão (Calçada do Combro esquina con la Rua do Século) son sólo algunos ejemplos. Fíjese en la Igreja de Santa Catarina (Paulistas) en la Calçada do Combro y en el antiguo Convento dos Caetanos, actual Conservatorio Nacional, en la Rua dos Caetanos. Es probable que aquí escuche música clásica en la calle durante la mañana. Las clases de la Escola de Dança del Conservatorio Nacional (Rua João Pereira Rosa, 22) se propagan por el aire. Es, como mínimo, romántico. En Santa Catarina no faltan artistas. Suba en el Elevador da Bica. Desde 1892, sube y baja entre S. Paulo y el Calhariz. Es de gran utilidad si quiere ver el río desde más cerca. En lo que a restauración se refiere, en este barrio prima la variedad. Los restaurantes tradicionales son vecinos de los restaurantes de moda.

Tanto en unos como en otros será bien servido: "Príncipe do Calhariz" (Calçada do Combro 28/30), "Adega das Mercês" (Travessa das Mercês, 2), ambos de comida típica portuguesa y "Be Gold", el restaurante de moda (Rua da Rosa, 153) Uno de los más originales institutos de belleza de Lisboa está situado en Santa Catarina, concretamente en el número 14 D de la Rua da Rosa. A la hora de arreglarse el concepto es el de "maquillaje rápido", es decir, en diez minutos (cinco euros) se peina y se maquilla para una fiesta.

También hay ropa y calzado. Por la noche, siga el ejemplo de aquellos que empiezan a cambiar la diversión del Bairro Alto por la de Bica. "O Funicular" donde todos los camareros y Dj's son actores y el "Bicaense" (Rua da Bica de Duarte Belo, 44 y 42 A, respectivamente) son sólo dos de los lugares más frecuentados. Y porque en Lisboa una de las mejores cosas son las vistas, el Miradouro de Santa Catarina (más conocido por Adamastor), merece una visita.
Al lado de este mirador encontrará el Noobai Café, donde pasará las mejores tardes de su vida. La terraza es muy agradable y el río Tajo parece un escenario de película. Pruebe las ensaladas, sandwiches y tés. Los viernes y sábados cierra a las 24h.

Chiado

CHIADO | Venir a Lisboa y no ir a Chiado es como ir a Roma y no ver al Papa. En una frase, Chiado es donde se cruzan la historia y la urbanidad de Lisboa. Esta zona turística de la capital empieza en el café A Brasileira, en la Rua Garrett. Inaugurado en 1905, este café es una de las postales de Lisboa. En la terraza encontrará las más variadas tribus urbanas y una estatua de Fernando Pessoa que ofrece su regazo para las fotografías de los turistas.

Al lado, dos iglesias rememoran las desaparecidas torres de la Porta de Santa Catarina. La Igreja do Loreto, construida en 1528 por los italianos que vivían en Portugal, fue destruida parcialmente en el terremoto de 1755, pero más tarde sería recuperada y actualmente es uno de lo lugares de visita obligatoria en Chiado. La Igreja da Encarnação, inaugurada en 1708, también fue alcanzada por el terremoto en 1755 siendo reconstruida más tarde.

Sin embargo, Chiado tiene otras cosas para ver además de las mencionadas iglesias. La Praça Luís de Camões, que cualquier lisboeta llamará Largo Camões, no es simplemente un lugar de paso. Siéntese en las escaleras del monumento construido en honor al poeta y aprecie la vida que tiene Chiado. Pero no se vaya sin preguntar por los teatros. El Teatro Municipal de São Luiz fue uno de los primeros cines de Lisboa. Actualmente es un teatro municipal con una rica y variada programación. Acérquese también al Teatro da Trindade y a la ópera en el Teatro São Carlos. Ésta es una de las mejores zonas de la ciudad para ir de compras. Encontrará tiendas de marcas internacionales (Hermès y Hugo Boss, por ejemplo) y de diseñadores portugueses como José António Tenente, StoryTailors o Alves/Gonçalves.

No será extraño cruzarse con figuras públicas, principalmente artistas. Hay varias escuelas de formación artística en esta zona, como la Faculdade de Belas Artes. Aunque no sea un experto, arriésguese en el Museu do Chiado - Museu Nacional de Arte Contemporânea (Rua Serpa Pinto, 4). Preste atención en la calle, en las aceras hay siempre mucho movimiento y los tranvías pasan a todas horas. Está en Lisboa. Y Lisboa no para.

Cais do Sodré

CAIS DO SODRÉ | O Cais do Sodré foi durante décadas uma zona de prostituição e de marinheiros. Paredes meias com os barcos que atravessavam o Tejo, os bares assumem nomes da Europa do Norte - como "Copenhaga", "Oslo" ou "Roterdão" - onde os marinheiros assistiam a striptease. Esses bares ainda hoje existem, mantiveram a decoração, os varões mas os tempos antigos mudaram.

A Rua Nova do Carvalho é hoje o ponto de encontro de milhares de jovens que rumam ao Cais do Sodré para se divertirem. Novos espaços como a "Pensão do Amor", antiga pensão com quartos alugados à hora e que serviam outros propósitos, é hoje um dos bares e espaços ligados à arte mais procurados da cidade. Toda a recuperação da zona foi pensada e a verdade é que Lisboa ganhou mais um lugar diferente, com espaços para todos os gostos e idades. A decoração e recuperação da pensão do amor, é um excelente exemplo do que aqui falamos, com um ar burlesco e típico de outros tempos.

O Cais do Sodré é hoje uma zona imperdível se vier visitar Lisboa. A Rua Rosa, como é hoje simpáticamente chamada, já que para a inauguração de todos os novos espaços e tornada pedonal, o alcatrão foi simbolicamente colorido a rosa, é um dos maiores e actuais ex-libris da cidade. Zona frequentada por artistas das mais variadas artes, pode optar por jantar ou apenas ir beber um copo e dançar. Outro dos espaços que não deve deixar de visitar é o bar/café "Sol e Pesca", também inagurado recentemente. Aqui poderá provar algumas das melhores conservas portuguesas. Antigo espaço de venda de artigos de pesca, é hoje um dos melhores locais para belíssimos petiscos ligados à cultura gastronómica nacional, espaço visitado no final de 2011 pelo autor do programa de gastronomia, Anthony Bourdain, "No Reservations".

A par das recentes inaugurações há ainda a visitar o "Bar da Velha Senhora". Mas o Cais do Sodré é um meelting point incrível, um misto de gerações, de culturas, de linguas que se ouvem falar no meio do burburinho da rua. Clubes nocturnos como o "Musicbox", há ainda os clássicos "Tóquio" e "Jamaica" sempre com longas filas à porta ou o "Europa". Dificil é escolher, aqui descobre-se a cada porta que entra, o mundo numa rua sem haver jetlag. Aproveite!

Av. Novas/Saldanha

AV. NOVAS / SALDANHA | La zona de Avenidas Novas es una de las más privilegiadas de Lisboa. No está exactamente en el centro, pero sin embargo es muy central. No es una zona histórica, pero está repleta de edificios antiguos. Es una zona de oficinas, de comercio y de paso.

El Parque Eduardo VII, como extensión de la Avenida da Liberdade, a pesar de su posición, está más asociado a la zona de Avenidas Novas, y constituye uno de los grandes jardines de Lisboa. La gran zona ajardinada que se extiende a lo largo de veinticinco hectáreas fue abierta a principios del siglo XX y en un primer momento fue ideado como prolongación de la Avenidade da Liberdade. En la parte noroeste del parque, en el lugar donde antiguamente había una cantera de basalto, se encuentra actualmente la Estufa Fría, con gran diversidad de plantas exóticas, riachuelos, cascadas, palmeras e pequeños caminos, fuchsia, arbustos en flor y bananos y la Estufa Quente con plantas exuberantes, lagos e cactus, así como también aves tropicales.

Cerca de los invernaderos, se encuentra un lago con grandes carpas y un parque para que los niños jueguen, con forma de galeón. En la zona más alta hacia el norte, se encuentra el monumento al 25 de Abril que fue inaugurado en 1997, realizado por João Cutileiro y objeto de polémica debido a su forma. En los aledaños de este monumento está el Jardín Amália Rodrigues, un homenaje a la diva portuguesa del fado. La Feria del Libro de Lisboa, se realiza anualmente en la zona central del parque. En la parte alte del jardín está El Corte Inglés, ex-libris español para las compras de todo tipo y donde podemos encontrar 14 salas de cine.

Bajando en dirección a la Praça de Espanha, podemos observar el bonito Palácio Palhavã, actual Embajada de España, y justo enfrente se ubica uno de los núcleos culturales de Lisboa: la Fundação Calouste Gulbenkian. Esta fundación fue creada con el legado del armenio filántropo Calouste Gulbenkian, el cual dejó sus bienes a Portugal en forma de fundación. Además de los sensacionales jardines, puede visitar los Museos de Arte Moderna, de Arte Antigua, así como asistir a algún espectáculo de danza, música u otras artes.

Cuando estás en Saldanha, te das cuenta inmediatamente de que estás en una capital europea. Edificios de varios niveles, tráfico intenso, estudiantes y trabajadores apresurados. Las tiendas y las marcas de tdo el mundo, los restaurantes más sofisticados, los centros comerciales. De éstos, los más conocidos son, sin lugar a dudas, el Atrium Saldanha, el Saldanha Residence, el Dolce Vita (antiguo Monumental) y el más antiguo y pequeño, el Imaviz. Todos ellos fueron creados pensando en las personas - sin las proporciones exageradas de las grandes áreas comerciales de las zonas periféricas- de hecho, en uno de ellos hay música en directo:  para todos aquellos a los que les guste el piano, las compras se hacen mucho más agradables. Saldanha es así: pequeños detalles de lujo y modernidad.

La Praça Duque de Saldanha - un homenaje al militar, político e estadista portugués- es el centro de esta zona de la ciudad, la cual consigue conjugar a la perfección la Lisboa de principios del siglo XX y la Lisboa del siglo XXI.

En lo que a transportes se refiere, la zona no podía estar mejor servida. Existen muchas lineas de autobuses de Carris que van a diferentes puntos de la ciudad, y también hay metro (linea amarilla) que une Odivelas con Rato y (linea roja) S. Sebastião con Alameda.

Baixa

BAIXA | Empiece subiendo en el Elevador de Santa Justa (Largo do Carmo/ Rua do Ouro). Estará en la Baixa de Lisboa, que es como decir: "Ahora sí, ¡bienvenido a Lisboa!" La Baixa de Lisboa (o Baixa pombalina) es la tarjeta de visita de la ciudad de Lisboa.

Pasear por la Baixa es revivir el siglo XVIII. Toda esta área fue reconstruida después del terremoto de 1755 por el Marquês de Pombal. Las calles paralelas y perpendiculares forman una cuadrícula casi perfecta. Los edificios, todos parecidos entre sí, parecen un decorado. En muchos aspectos la reconstrucción de la Baixa fue pionera, y ejemplos de ello son los sistemas anti seísmo y la red de alcantarillado.
Actualmente, esta zona de la ciudad es por excelencia una zona de comercio y servicios, así como un punto de encuentro de lisboetas y turistas. La Rua Augusta tiene un ritmo acelerado, principalmente durante el día. Aquí se hacen compras (hay tiendas para todos los bolsillos). Puede comer en alguna de las terrazas, comprar flores o asistir a espectáculos de calle. Al final de la Rua Augusta verá el Arco triunfal que da paso a la Praça do Comércio (o Terreiro do Paço). 36000 m2 de una majestuosa plaza construida con el objetivo de reafirmar el poder del Rey D. José I. Tan impresionante como la plaza es el río Tajo justo enfrente del Cais das Colunas, donde la vista no deja a nadie indiferente.

En la Baixa, podrá encontrar cafeterías y restaurantes agradables, a buen precio... y aunténticos. El "Café do Gelo" (Praça D. Pedro IV, 64) es un buen ejemplo de una cafetería que pasó a través del tiempo y se actualizó. La pastelería es variada y no lo dejará con mal sabor de boca. También se sirven comidas. Un poco más adelante (en los números 24 y 25) se encuentra el "Café Nicola", cuyo sobrenombre "Academia" deja entrever que, antiguamente fue un punto de encuentro de intelectuales y artistas. Es, sin duda, un tesoro preservado en el corazón de la capital.

Al otro lado de la plaza, la enorme terraza de estilo parisino pertenece a la Pastelaria Suiça. Ríndase. Renueve su armario y su casa. Las sugestiones son varias: para bolsos y carteras "J&J" (Rua da Prata, 134-136), para sombreros "Chapelarias Azevedo" (Praça D. Pedro IV, 69 y 72), para cosas de casa "Soho Interiores" (Rua da Madalena, 216). Si prefiere la compañía de un libro, eche un vistazo en la "Oficina do Livro" (Praça D. Pedro IV, 23) o en el "Círculo de Leitores" (Rua do Ouro, 224). En la Rua do Ouro (como el propio nombre indica) hay una gran concentración de orfebrerías y joyerías. En algunas vale la pena entrar sólo para apreciar la decoración. Termine la noche a lo grande en el Teatro Nacional D. Maria II, la gran casa del teatro en Lisboa.

 

Sé/Castelo

SÉ / CASTELO | Las zonas de Sé y Castelo ocupan una reducida área de la ciudad, pero suponen todo un mundo para todo aquel que se deja enamorar. Aquí casi se puede escuchar batir el corazón de Lisboa, pues estamos en uno de los puntos más centrales de la capital.Viaje en el tranvía 28 e baje por el mirador de Santa Luzia o suba andando, pasando por la Sé Catedral, ¡vale la pena!.

Después de la conquista de Lisboa en 1147, D. Afonso Henriques, ordenó destruir una mezquita que existía, para construir sobre ella la iglesia matriz. Ésta sería, más tarde, elevada a catedral metropolitana por D.João I. La Sé Catedral es el mayor símbolo de arquitectura románica en la ciudad y merece una demorada visita.

Los residentes y turistas se cruzan en todo momento en la zona del Castelo. Puede encontrarse tanto con un grupo de turistas con máquinas fotográficas al cuello como con señoras colgando la ropa en las ventanas o regando las flores.
El Castelo fue una de las zonas más afectadas por el terremoto de 1755, aunque fue reconstruida de forma casi espontánea. En 1938-1940, las obras llevadas a cabo en el castillo, lo transformaron en un símbolo de la nacionalidad e identidad portuguesa.
Pase por el Arco de S.Jorge, la Praça das Armas y los vestigios medievales de la Antiga Casa do Governador de la guarnición del Castelo, justo antes de entrar en el castillo. Deléitese con las vistas sobre la ciudad y el río Tajo. Justo enfrente del portón, del otro lado de la Rua do Chão da Feira, se encuentran tiendas de vinos y souvenirs. Hay terrazas con menús en inglés y francés, tascas típicas y colmados antiguos con cajas de fruta en la entrada. No se sorprenda al ver andamios en edificios en reconstrucción… el tiempo no perdona.

Para comer o cenar no se preocupe: los restaurantes Divina Sedução (Rua Augusto Rosa 4), Clube de Fado (Rua São João da Praça 92/94) y Marquês da Sé (Largo Marquês do Lavradio 1) son opciones excelentes. En los dos últimos se puede escuchar fado.
Recuerdos de la ciudad de Lisbona, los puede encontrar en Coisas com História (Rua Augusto Rosa 9). La pastelería tradicional lo espera muy cerca en A Arte da Terra (Rua Augusto Rosa 40).

Alfama

ALFAMA | Alfama es para Lisboa lo que Amália Rodrigues es para el Fado. Es imprescindible. Y la experiencia de Lisboa no puede ser vivida sin pasar por aquí. No vale la pena esconderlo: las calles son estrechas y desordenadas, los olores variados, los ruidos se confunden con el sonido de la guitarra portuguesa. Pero éste es realmente el encanto. La autenticidad y espontaneidad del barrio lo seducirán en un minuto. Abstráigase de la ciudad y aventúrese.

Además del eterno vencedor del concurso del desfile popular de Lisboa, Alfama es uno de los barrios más antiguos y típicos. Aquí la influencia árabe es evidente, empezando por el propio nombre "Alfama" que deriva de al-hamma (baños o fuentes). Con la presencia musulmana, fueron diferenciadas dos zonas: una zona aristocrática (Alfama del Alto) dentro de la Cerca Moura y otra más popular (Alfama del Mar), una especie de arrabal.
La influencia cristiana amplió los límites de dichas zonas. Sin embargo, actualmente todavía se siente el ambiente de Casbah con las callejuelas, arcos y escaleras. En Alfama se sentirá como en una pequeña aldea. Charlar con los vecinos, ir a los ultramarinos o a la taberna, escuchar fado y ver el Tajo. Aquí todo es posible. Portas do Sol y Santa Luzia son los miradores que le proporcionan las vistas más increíbles de la ciudad.

Justo encima del barrio de Alfama se encuentra el Castelo de São Jorge, esta fortaleza era el palacio real hasta el siglo XVI, y la colina de São Vicente. Si le apasiona el arte sacro, no deje de visitar la Igreja de Santo Estêvão y la Igreja de São Vicente de Fora. En el momento que vea el Chafariz de El-Rei entenderá el por qué de la fama del barrio en lo que a fuentes se refiere.

Toda visita debe ser realizada a pie. Los coches no circulan por muchas de las calles y los tranvías dejan muchas esquinas por conocer. Porque el fado vibra y hace vibrar en Alfama, entre en el número 1 del Largo do Chafariz de Dentro. Aquí podrá conocer toda la historia del estilo musical más portugués. Es el Museo del Fado. Si ve un edificio lleno de picos, no se extrañe, es la famosa Casa dos Bicos. En Alfama hay muchos restaurantes que le pueden ofrecer suculentas comidas. El "Santo António de Alfama" (Beco de São Miguel, 7) y el "Malmequer Bemmequer" (Rua de São Miguel, 23-25) así como también las casas de fado "Clube de Fado" (Rua São João da Praça, 92-94), "Parreirinha de Alfama" (Beco do Espírito Santo, 1) o "Dragão de Alfama" (Rua Guilherme Braga, 8) son buenas opciones. La estación de Santa Apolónia está justo a dos pasos, por lo que llegar y partir de Alfama no podía ser más fácil. Una cosa está garantizada: lo van a recibir de brazos abiertos. O con los ojos cerrados. Silencio, que se va a cantar el Fado.